viernes, 15 de agosto de 2014

Escucha a tu piel

¿Qué hay, chic@s? Hoy hablaremos de nuestra piel. Su aspecto, su suavidad, sus brillos o sus granitos te hablan; por eso, si quieres mantener a raya todos los problemas y lucir una piel llena de vitalidad, ¡debes escucharla! Por eso, he definido cada tipo de piel con 5 características y así descubrirás tu tipo de piel, sus cuidados y un montón de trucos para estar radiante.
Piel normal: Curiosamente, la piel normal es la menos común de todas. Si estás en esta categoría, alégrate y toma nota.
Características: Suave, firme, elástica, sin granos ni rojeces y sin descamaciones.
Cuidados: Protégete del sol y el frío con cremas con Factor de Protección Solar. Elimina las células muertas utilizando un exfoliante suave de manera ocasional (cada 15 días o una vez al mes). No olvides desmaquillarte con leche limpiadora u otros productos específicos. Tampoco descuides tu hidratación. Utiliza cremas hidratantes neutras o para pieles sensibles si no quieres arriesgarte a que te dañe la piel. 
Trucos: Tu objetivo debe ser mantener tu piel así de radiante a lo largo de los años, por eso el mejor truco es tener un buen estilo de vida. No fumes, no bebas, no comas grasas en exceso, haz deporte regularmente...
Piel sensible: Esta piel es la más difícil de tratar, ya que es la que más cuidados necesita y la que menos tratamientos tolera. Aún así, no te rindas; cada vez hay más productos para pieles sensibles.
Características: Alergias en forma de erupciones, eccemas (rojeces, costras, descamación...), picores, escozor e intolerancia al sol.
Cuidados: Primero, ve al dermatólogo para que estudie tu problema y su tratamiento. Si tienes reacciones alérgicas, utiliza cosméticos y maquillaje hipoalergénicos. Los encontrarás en todas las farmacias. Evita los productos perfumados o con alcohol, que encontrarás bajo las etiquetas "Inodoro" o "Sin alcohol". Para limpiar tu rostro sin emplear cosméticos, puedes utilizar vapor de agua cubriéndote la cabeza con una toalla empapada de agua caliente.
Trucos: Antes de utilizar crema, tinte, mascarilla, maquillaje, desodorante, etc. pruébalo en una zona pequeña de la piel. Espera 24 h y si no te ha hecho reacción (escozor, picor, rojez...) puedes usarlo.
Piel seca: Las pieles secas no producen los lípidos necesarios para su hidratación, por eso están apagadas, ásperas y envejecen antes, pero tranqui, ¡hay mil tratamientos!
Características: Tirantez, picor o escozor, sin brillo, rojeces y descamación.
Cuidados: Escoge un exfoliante suave (de semillas, hueso de albaricoque...) para eliminar las células muertas, abrir los poros y favorecer la absorción de las cremas. ¡Y prohibido no hidratarse! Dos veces al día como mínimo con cremas ricas en glicerina, urea o ácidos grasos. Y recuerda que el frío y el sol son tus enemigos. En verano, evita exponerte y no salgas sin tu protector solar. En invierno, el bálsamo labial será tu aliado.
Trucos: Elabora tu propio exfoliante mezclando un buen aceite de oliva con arena fina de mar y exfolia todo tu cuerpo una vez a la semana. Otro truco es hacer una mascarilla con medio limón, una cucharada de azúcar y una cucharada de aceite, y aplícala en el cuerpo o en el rostro evitando el contorno de los ojos. Muchas veces, la piel seca va unida a la piel sensible, y es difícil diferenciar sus características. Si tienes muchas erupciones, a veces provocadas por ciertos productos, tu piel debe ser sensible.
Piel grasa: Las pieles grasas tienen un exceso de lípidos, pero eso no quiere decir que estén hidratadas. Si no sabes qué hacer con los brillos y los granitos, sigue leyendo...
Características: granitos, puntos negros, mucho brillo, acné en la espalda y sudor en frente y nariz.
Cuidados: Hazte, como mínimo, dos limpiezas diarias, y cada dos días utiliza jabón de glicerina, ideal para cerrar las glándulas sebáceas. Utiliza exfoliantes suaves y con poca frecuencia para no irritar tu piel y fomentar la aparición de granitos. Hidrátate con cremas seborreguladoras, que hidratarán tu piel manteniendo la grasa a raya. Emplea tónicos matificantes para pieles grasas o mixtas, perfectos para restablecer el equilibrio natural de la piel y reducir los brillos.
Trucos: Cuidar tu alimentación es fundamental para controlar la grasa en tu piel. Evita los fritos, come carnes blancas, no comas muchos dulces y chocolates y, sobre todo, no te toques los granitos. El acné no está 100 % asociado a la piel grasa. Sus causas pueden ser hormonales, relacionadas con la alimentación o con situaciones de estrés.
Piel mixta: Las pieles mixtas son, junto con las sensibles, las más difíciles de tratar y, además, las más caras porque cada zona, seca o grasa, requiere un tratamiento. Ármate de paciencia y atent@ a sus cuidados.
Características: Exceso de grasa en frente y nariz, puntos negros, brillos y acné en la zona T y zonas con sequedad.
Cuidados: Hidrátate con cremas para pieles mixtas o utiliza 2 tipos de crema: una pra tus zonas más secas y otra para las grasas. Utiliza también toallitas desmaquillantes para limpiar tu piel según la zona. Evita la glicerina y otros tratamientos agresivos para no resecar las partes menos hidratadas de tu piel.
Trucos: Las principales marcas de cosméticos tienen entre sus productos toallitas matificantes para eliminar la grasa y los brillos de la zona T de tu rostro.

6 cuidados básicos para todo tipo de pieles: Independientemente del tipo de piel que tengas, sigue estos consejos que te irán genial.
1- Dos limpiezas diarias: para evitar que la suciedad, el sudor, las células muertas... obstruyan tus poros provocando granitos, limpia tu piel con un jabón por la mañana al despertarte y por la noche antes de irte a la cama.
2- Litro y medio de agua: para mantener la piel hidratada y eliminar lípidos.
3- Una vida saludable: para que la salud se refleje en tu piel. Duerme más, haz ejercicio y nunca caigas en hábitos como el tabaco y el alcohol.
4- Alimenta tu piel: para controlar el exceso o déficit de grasa de tu piel mantén una dieta sana y equilibrada rica en fruta y vitamina A.
5- Protege tu piel: para que el frío y el sol no te provoquen sequedad, manchas y enfermedades graves en tu piel, usa cremas protectoras siempre.
6- Visita al dermatólogo: para averiguar si tus granitos o sequedad tienen una explicación y una solución médica. Antes de usar mil productos, ¡consúltale!

Y esto es todo, teens. Bye!

2 comentarios:

  1. Qué buenos consejos. Yo tengo la piel mixta y tengo que tener cuidado con la crema que use porque unas zonas son más sensibles que otras. Y me va muy bien lavarla dos veces porque así no se produce tanta grasa.

    Por cierto estás nominada en nuestro blog http://sobre-tus-alas.blogspot.com.es/2014/08/2-premio-blogger-award.html
    Un besito <3,
    Lya & Any

    ResponderEliminar
  2. Muy de acuerdo con este post.la verdad
    Saludos desde :http://thetastyplum.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Comentad todo lo que queráis, pero sin spam ni publicidad ni mucho menos faltas de respeto.
Si creéis que hay algún aspecto a mejorar en el blog en general, mejor decídmelo a través del formulario de contacto que encontraréis a la derecha.
Besoos